jueves, 29 de marzo de 2007

APLICACION DE LA OSTEOPATIA EN GINECOLOGIA


El ciclo femenino es un equilibrio frágil regido por mecanismos fisiológicos que dependen, de una parte, del sistema nervioso autónomo, por otra parte de las diferentes secreciones hormonales y del psiquismo.


Campos de aplicación


  •  Los trastornos del ciclo: ciclos irregulares, muy dolorosos, o con sintomas asociados como congestion pelvica, cefalea, dolor lumbar o abdominal bajo, etc; disturbios asociados a la menarquia, la pubertad y a la menopausia.
  • Las patologías hormonales, como los síndromes premenstruales, (tensión mamaria, irritabilidad, gravedad, estasis), las dismenorreas, los ovarios poliquísticos.
  • Las patologías de la reproducción: ciertos problemas de fertilidad: en relación con ciclos anovulatorios con amenorrea primaria o secundaria, con permeabilidad tubárica macroscópica; de causa central (eje hipotálamo-hipófisis), de causas mecánicas del ovario y/o del útero, por el sistema ligamentario y fascial, con restricción del peristaltismo tubárico y uterino y, de tipo congestivo por los sistemas vasculares arterial, venoso y linfático; sin olvidar la parte neurovegetativa en relación con los plexos solar e hipogástrico, diafragma, columna vertebral , etc. También se puede aplicar osteopatía asociada a técnicas de Reproducción Asistida.
  • Las patologías vasculares, como las congestiones de la pelvis menor.
  • Las patologías mecánicas, como el dolor pélvico crónico, los trastornos de la estática pelviana.
  • Endometriosis: trabajando sobre la movilidad del útero y el cuello, localmente y en relación al resto de vísceras y al eje cráneosacro. El objetivo será suprimir el dolor, restituir la movilidad, liberar las adherencias, recuperar el ciclo fisiológico y permitir la circulación de todos los líquidos.


Pero no existe una receta contra las náuseas de principio del embarazo, ni para detener las contracciones, sino un análisis riguroso, caso por caso, para buscar el origen del desequilibrio y tratarlo, desapereciendo así sus sintomas.


En definitiva, lo que la Osteopatía aporta a la Ginecología, es un enfoque global de la mujer y su problema, atendiendo a posibles disfunciones no tenidas en cuenta hasta ahora por ninguna especialidad sanitaria; un tratamiento manual no agresivo de las restricciones de movilidad de todas las estructuras que pueden influir en el síntoma o la patología. El objetivo: normalizar la estructura y con ello la fisiología de todo el organismo y favorecer así una funcionalidad óptima en todos sus niveles.


Con texto de WEB de Claudine Ageron Marque